Últimos temas
» John Mc Murphy
Jue 17 Ene 2013, 20:58 por Mangard

» Rah Sith
Miér 26 Dic 2012, 14:33 por Regulus

» Organización de la guerra
Miér 26 Dic 2012, 12:48 por Regulus

» Ezio Audittore
Dom 23 Dic 2012, 21:35 por Regulus

» El hobbit
Lun 17 Dic 2012, 12:18 por Reina Espectral

» La ciudad sumida en la guerra.
Lun 17 Dic 2012, 12:11 por Reina Espectral

» Jens Rother
Lun 17 Dic 2012, 08:37 por John_Raider

» Duque de Dorset
Lun 17 Dic 2012, 00:16 por LarkinSW

» Ainvar Slighe
Sáb 15 Dic 2012, 18:34 por LarkinSW

» ¿Quién vigila al vigilante?
Jue 13 Dic 2012, 14:43 por John_Raider

Enlaces ràpidos
Rol en vivo
Afiliados
Para afiliarte haz CLICK AQUÍ



Duilwen

Ir abajo

Duilwen

Mensaje por Reina Espectral el Jue 13 Oct 2011, 22:41

Nombre: Duilwen

Edad : Segunda edad del sol

Raza: Elfa Nando (Silvana)

Descripción:
Piel blanca, ojos azules y pelo rubio brillante a la luz del sol.Alta y delgada, de proporciones esbeltas. Viste con ropas verdes y marrones como sus parientes laiquendi.A menudo capa para pasar desapercibida entre la foresta siempre de color verde que parece cambiar dependiendo de la luz que incida sobre ella.Botas altas,de suela fina (le gusta sentir el suelo bajo sus pies). En contadas ocasiones lleva vestidos.

Carácter:
La mejor forma de comprender el carácter de Duilwen es abarcar los años que ha vivido.Es una persona ambiciosa a veces.de apariencia lánguida de vez en cuando y muy paciente, es más, no soporta las prisas y suele enfadarse si alguien la apresura a hacer algo.
Puede ser muy astuta y retorcida-. Su conversación posee muchos grados de sutileza, la mayoría de los cuales pasan desapercibidos para los no elfos.
Normalmente es una persona alegre aunque siente las emociones con mucha intensidad y estas pueden llegar a ser de naturaleza mucho mas oscura.
Si consiguen enfurecerla se convierte en una muy mala enemiga,sobre todo si llega al punto de tener que vengarse de algo (precisamente por su paciencia puede llegar a esperar años antes de vengarse de algo).
A pesar de que normalmente es de carácter tranquilo también tiene sus momentos inquietos en los que puede llegar a cambiar sus opiniones o deseos sin saber muy bien por que. Ama todas las artes,sobre todo la música,el canto y la danza
Otro de los rasgos que más marca su carácter es su pensamiento de que los elfos son superiores a cualquier otra raza,lo que le lleva a mirar a muchos de los que la rodean por encima del hombro-

Posesiones
Tiene pocas, las escasas que necesita para vivir e ir de un lado a otro del bosque. Suele llevar una especie de mochila de cuero de donde suele sacar las cosas más extrañas. Allí lleva la comida que no puede conseguir en el bosque (la que menos),alguna que otra poción para curar heridas y venenos menores, una flauta de madera que toca a menudo y a la que tiene gran cariño,una manta fina y poca cosa más. Dice que tiene una casa escondida en algún lugar del bosque (seguramente un flet encima de algún árbol) donde tiene alguna pertenencia más,aunque a juzgar por su aspecto rara vez la pisa y nadie que ella conozca sabe exactamente donde está.

Armas:
Como rara ves sale del bosque no suele llevarlas encima,pero tiene dos dagas que cuelga una a cada lado de su cintura y un arco largo que conserva en su casa.

Oficio:
Ella se dice protectora y guardiana del bosque.

Historia:
Los Nandor fueron guiados por Lenwë, que abandonó la marcha de los eldar en el tiempo en que los Teleri se detuvieron a orillas del Rió Grande al borde de las tierras yermas de la Tierra Media. Poco se sabe de los caminos que siguieron los Nandor, a quienes él condujo por el Anduin abajo: algunos, se dice, habitaron junto al Mar, y otros, abriéndose camino por Ered Nimrais, las montañas Blancas, llegaron de nuevo al norte y penetraron en el páramo de Eriador, entre Ered Luin y las distantes Montañas Nubladas. Pues bien, este era un pueblo de los bosques y no tenían armas de acero, y la llegada de las bestias salvajes del norte los llenó de espanto, como lo declararon los Naugrim al rey Thingol en Menegroth. Por tanto Denethor, hijo de Lenwë, al tener noticias del poderío de la majestad de Thingol, y de la paz que había en ese reino, reunió en una hueste a las gentes dispersas, y las condujo por sobre las montañas a Beleriand. Allí Thingol les dio la bienvenida, como a parientes perdidos que regresan después de un largo tiempo, y ellos habitaron en Ossiriand, la Tierra de los Siete Ríos. Pero algunos rehusaron seguir camino hasta un lugar seguro, porque mucho habían llegado a amar la nueva tierra que habían habitado, y sus bosques les llenaban de alegría a pesar del peligro que se cernía sobre ellos. Así que se adentraron en el corazón de los bosques, hasta más allá de donde las bestias salvajes solían penetrar y realizaron hermosas construcciones que nacían de los mismos árboles y los embellecían a un más. Pero el bosque no era ajeno a lo que ocurría fuera de sus lindes verdes y fragantes y los males del mundo se cernieron sobre las primeras líneas oscureciendo los rayos de sol. Los elfos sentían lo que el bosque sentía, y lloraban presos de la incertidumbre y de la pena. Así que cuando el bosque entró en una de sus ensoñaciones, muchos de ellos durmieron también, porque eran uno con el bosque y nada de lo que le ocurriera les era distante o ajeno. De esta manera comenzaron períodos en los que el bosque aprendió a dormir, a fabricar sus sueños en los que se reponía o construía defensas materiales para sobrevivir al paso de los años oscuros. Y los elfos aprendieron a velar sus sueño y a protegerlo, porque ya no había acción que no fuera recíproca. Mucho tiempo después de la llegada de aquellos Nandor perdidos, llegó la nueva vida a la que nombraron Duilwë. Y ese era el nombre de uno de los ríos de Ossiriand, porque tiempo después de la separación, algunos Nandor que fueron llamados Laiquendi, volvieron atrás, pues mucho era lo que añoraban a aquellos parientes que no habían seguido a Denethor. Y contaron de la belleza de la Tierra de los Siete Ríos y los elfos de los bosques apreciaron lo que contaban sus hermanos y pusieron nombres de referencia a sus descendientes. Duilwë, se crió en la espesura del bosque, aprendiendo a cuidarlo y a conocer el sueño de los árboles, a las criaturas que nacían de los sueños y a los druídas que guardaban las lindes de las arboledas. Por el tiempo que le sería dado en la tierra mortal, su labor sería la de ser una con la naturaleza, como el resto de los miembros de su gente y esto será hasta el fin de los días, cuando no haya sombras que se ciernan sobre la luz y la amenacen.







avatar
Reina Espectral
Hada del reino
Hada del reino

Acuario Caballo
Mensajes : 693
Puntuación en el foro : 4165
Tu reputación en el foro : 7
Fecha de inscripción : 12/10/2011
Edad : 28
Localización : En la Isla de las Brumas

http://www.camelotrol.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.