Últimos temas
» John Mc Murphy
Jue 17 Ene 2013, 20:58 por Mangard

» Rah Sith
Miér 26 Dic 2012, 14:33 por Regulus

» Organización de la guerra
Miér 26 Dic 2012, 12:48 por Regulus

» Ezio Audittore
Dom 23 Dic 2012, 21:35 por Regulus

» El hobbit
Lun 17 Dic 2012, 12:18 por Reina Espectral

» La ciudad sumida en la guerra.
Lun 17 Dic 2012, 12:11 por Reina Espectral

» Jens Rother
Lun 17 Dic 2012, 08:37 por John_Raider

» Duque de Dorset
Lun 17 Dic 2012, 00:16 por LarkinSW

» Ainvar Slighe
Sáb 15 Dic 2012, 18:34 por LarkinSW

» ¿Quién vigila al vigilante?
Jue 13 Dic 2012, 14:43 por John_Raider

Enlaces ràpidos
Rol en vivo
Afiliados
Para afiliarte haz CLICK AQUÍ



Perselius L'ionore Fímerus

Ir abajo

Perselius L'ionore Fímerus

Mensaje por Administración el Jue 13 Oct 2011, 23:05

Nombre:Perselio, Perselius.

Apellidos: L'ionore Fímerus

Apodos: Por el clan L'ionore era conocido como "Fímerus Umbra" aunque las personas que lo contratan lo suelen llamar "Persis el Temerario" debido a su oficio de asesino a sueldo sin molestar en cubrir su rostro. Manías suyas, aunque él lo considera un reto. Y en su tierra era conocido como "Ocaso L'ionore". Debido a ser el causante del exterminio de su clan.

Edad: 21 años.

Raza: Semidemonio. (Semihumano en su defecto)

Objetivo a seguir: Desde hace siete años, lleva siguiendo a un objetivo del cual sufrió una maldición. La maldición trata de que a sus ojos se ve corpulento, lo cual piensa que sus movimientos y sus destrezas se han reducido aunque sigan siendo las mismas de siempre. Y eso le ha introducido en la anorexia. Fué una forma forma de castigarlo por ser la perdición de su clan. Perselio, vengativo, le ha llevado siguiendo todo este tiempo. Ansioso de venganza bajo las palabras:

Aunque mis movimientos sean lentos.

Aunque mi hoja se oxide y no corte la carne.

Aunque mi aliento cese y mi cuerpo se desplome inerte.

No sufras. Pues jamás te permitiré reposar.

Jamás encontrarás un cálido hogar.

Jamás encontrarás un cálido lecho.

Jamás encontrarás un momento en el que puedas reposar.

Ni apoyo en el que te puedas resguardar.

Pues mis ojos se iluminan en la penumbra y se esclarecen en el crepúsculo, sin perder ni un momento a su objetivo. Eres mi presa, y dejaré que grites hasta que se consuman tus tormentos, hasta que tu corazón deje de latir.

Hasta que saboree la sangre... de tu cabeza arrancada... Cual se pudrirá viendo día a día el final de este mundo.


Físico: Semidemonio de rasgos anoréxicos y huesudos, aunque una muchacha está velando por él para que así no sea. Piel pálida, de mirada fría, siniestra y examinadora. Andares precavidos, y postura firme. Su apariencia es de un humano normal y corriente excepto por los Rasgos Demoníacos siguientes.

Rasgos Demoníacos: Sus ojos por el día son de un color castaño profundo y por la noche o cuando entra en combate cambia de color a un azul intenso. Perselio no duerme. Y al ser sermidemonio es dotado de una leve fuerza, agilidad e inteligencia sobrehumana.

Cabeza: Pelo castaño, ojos de mismo color, orejas no de gran tamaño, pero tampoco pequeñas aunque son tapadas por su melena. Nariz pequeña, labios poco carnosos y Su figura facial lo hace siniéstramente hermoso.

Torso: Torxo de complexiones anoréxicas pero con músculos marcados. Pecho, costados, tripa, hombros y brazos bien definidos. De manos pequeñas pero resistentes y capaceces de mantener buenos pesos. En su espalda se denota la imagen de la cabeza de un dragón en negro, como si estubiese tatuada. Que en realidad, es el símbolo de la maldición de su odiado objetivo.

Piernas: También entra la complexión anoréxica en la definición, sus piernas están desnutridas. Pero le permiten buen movimiento y una excelente carrera. Piés grandes y de buen paso.

Vestimentas:Suele ir con una toga azul y una chaquetilla roja por encima, con unos zapatos marrones. Pero al pasar por lugar donde hay mucha gente, se coloca varios abrigos. La última capa es de color negro y lleva la capucha puesta, con una máscara del mismo color que el abrigo. Quedando totálmente irreconocible. Siempre lleva una daga escondida entre sus vestimentas, evidéntemente.

Magia:Al ser semidemonio, su conjunto de magia no es tan derivado como el de un demonio de pura sangre. Pero contiene algunos hechizos.

Reflejo de Espejo: (Tipo de magia: Sombría) Consiste en que Perselio logra hacer una réplica exacta de si mismo echo con magia sombría, en el combate puede utilizarse para despistar a su enemigo. Pero de normal, es utilizada como sueñuelo para ciertas ocasiones: Cuando se le es requerido para contratar sus servicios, para burlar a la guardia y/o para ayudarse de él en algún momento.
[CONTRAS]: El Reflejo de Espejo tiene duración límitada. Sólo se puede hacer una réplica con Reflejo del Espejo. Cuando el Reflejo del Espejo ataca hace un 50% menos de daño de lo que haría el original. El Reflejo del Espejo es aniquilado con acertarle un golpe en cualquier parte de su físico.

Chispa Fímerus: (Tipo de magia: Sombría) Baña a su hoja de relámpagos azules con los que dar golpes contundentes a sus enemigos. Y poder acaparar todo el daño posible en el enemigo, haciendo que el daño de zona corporal sea más extendido y doloroso.
[CONTRAS]: La Chispa L'ionore no permite dar puñaladas a su enemigo. De lo contrario la daga se resquebrajará y caerá en pedazos al suelo.

Ojos de L'ionore: (Tipo de magia: Pasivo-sombría) Los Ojos de L'ionore es cuando tales, se vuelven de un color azul e intenso, formando una mirada siniestra. Pero esto sólo ocurre cuando entra en combate o en el anochecer, para el día siguiente volver al color castaño. En la noche le permiten ver todo con claridad, incluso cosas que no están a posibilidades humanas. Estos ojos son capaces de captarlo. La leyenda dice que nada se puede ocultar a tales ojos, lo que examinan lo descifran como un libro abierto, es un mecanismo de auto-defensa del clan L'ionore, otorgado a todos ellos.
[CONTRAS]: Estos ojos se convierten en el punto débil perfecto, cualquier minucia contra los ojos como iluminarlos con luz diréctamente de la que dañe un poco, causa gran efecto en ellos. Si le haces fallar en sus ojos, le haces fallar en todo. Es su don más preciado y su arma perfecta contra el enemigo.

Idiomas conocidos:De todo un poco, dado sus viajes por todo el mundo. Sabe defenderse en las lenguas humanas.


La Historia

Perselius L'ionore Fímerus, nació en seno de un clan de asesinos de buena fama, semidemonios eran. Proezas, asesinatos, robos. La casa L'ionore, una liga de asesinos. Donde el mal ambiente reinaba entre ellos, en vez de mostrar su afecto con abrazos, besos y sonrisas. Lo hacían con palizas, dolor y tristeza. Era un clan tiránico gobernado por un patriarca y una matriarca. Los hombres hacían las labores del clan, los asesinatos y sus demases. Las mujeres debían de ser objeto de sumisión y satisfacción, cuales cuidaban del hogar del clan. Un gran edificio escondido a la sombra de un bosque, la perfecta guarida de asesinos. Ahora comencaré el relato del nacimiento de Perselius.

En una oscura noche de invierno, de fuerte nevada. Silvyara, la matriarca del clan L'ionore, dió a luz a tres preciosos niños. Dos gemelos y una melliza. Fué un día triste, como todos los días en el clan. Una sonrisa maliciosa se dibujo en Pérsiro de L'ionore, patriarca del clan, pensando en el futuro de los tres niños. La niña fué llamada Lauryvir L'ionore Fímerus, su hermano gemelo mayor. Teselius L'ionore Fímerus y por último el más pequeño de los tres. Perselius.

Cinco años después ya les dieron su primera daga y les enseñaron a utilizarla, también les dieron sus primeras zurras, no hubo piedad para ninguno. Les mostraron muñecos de entrenamiento y los pasos que debían seguir en sus técnicas. Lauryvir y Teselius seguían el ritmo de los demás chavales, un avance estándar. Por las noches al no poder dormir, podían reposar sus cuerpos hasta el día siguiente, pero Perselius no se conformaba con ello. Él entrenaba día y noche, no había descanso, sólo había objetivos por despedazar. No socializaba con nadie y siempre quería estar sólo. Al contrario, sus dos hermanos se llevaban muy bien. Y su padre les informó que serían ellos dos los que continuarían con el mandato del clan.

Los años pasaron, en la edad de doce. Para aquellas los dos hermanos ya habían realizado actos sexuales, el instinto vil demoníaco. Su padre aprobaba la idea, de que ellos dos fuesen los siguientes y no cualquier añadido, si no los pura sangre. Perselius ya se había convertido en toda una promesa, superaba con creces a algunos de los adultos más avanzados del clan. Su técnica no era como la de los demás, formuló una propia letal, eficaz y elegante. Convirtiendo lo que serían actos de combate en un arte, danzando al son de la lucha.

A la edad de los catorce, fué cuando ocurrió la tragedia. El muchacho y su hermano habían discutido, y cada uno se fué a un lugar del territorio. Era una noche perturbadora, las nubes estaban teñidas de un color carmesí y la fauna estaba lévemente descontrolada. Perselius estaba subido al árbol más alto del bosque, observando la mansión del clan con sus ojos azul intensos. Lauryvir subió al árbol y se sentó junto a su hermano, preguntando que, que había pasado y por que ambos discutieron. El muchacho sólo lanzó negativas, no hubo palabras, sólo frialdad y distancia. Ella tras ver que al final no iba a sacar nada, bajó del árbol y marchó correteando a ver a su otro hermano. Al futuro patriarca del clan.

Entró en su habitación, y le preguntó. Pero sólo le dijo que Perselios estaba pensando en tonterías, nada grave y que podría ser una broma. Y antes de que continuase el interrogatorio, se lanzó a por ella como una bestia salvaje, desvistiéndola, besándola, mordiéndola. Dispuesto a intimar con ella sin más rodeos. Pero derrepente se oyeron unos gritos desgarradores del piso de arriba. Lauryvir lo apartó de un empujón y se puso una toga, Teselius se puso otra y asintió, ambos subieron arriba y la primera habitación la encontraron llena de cuerpos. Inertes, otros sin cabeza, eviscerados, masacrados, empalados, emputados, destripados, desollados. El espectáculo de una matanza, la muchacha se abrazó a su hermano e un intento de sollozar, pero este la tapa la boca. No debe de hacer ruido, y todavía se oían ruidos de la siguiente habitación. La de sus padres.

No pudieron evitar acelerar el paso para comprobar el suceso y tras abrir la puerta de un portazo. Se hayaron a Perselius, con las cabezas amputadas de sus padres, agarradas por los cabellos en su mano izquierda. Con los rostros desfigurados, y con una mueca de terror. Debieron de sufrir una lenta agonía antes de ser brutálmente decapitados. En la mano derecha sostenía su daga, llena de sangre. Y léntamente se dió la vuelta observando a ambos hermanos.


Vosotros... erais sus sueños... sus aberraciones... los frutos de sus mentes sucias y asquerosas... disfrutabais con vuestra vida... no sois más repugnantes que ellos... Así pues... vosotros no tendreis... una muerte tan dolorosa... sólo erais sus patéticas marionetas... exclavos de vicios y maldad... Terminaré con vuestro sufrimiento... Perselius L'ionore Fímerus, murió en el asesinato en la masacre L'ionore... mi nombre es. ¡¡¡PERSELIO!!!

Añadió abalanzándose sobre ellos tras gritar su nombre, clavando su daga en el vientre de su hermana. Descuidándose de que no llegó a matarla, a Teselius le atravesó el corazón de un golpe seco. Era el final, todo había acabado. Las palizas, los sufrimientos, las magulladuras, el dolor, las agonías, los malos tratos, los vicios y la maldad de sus corazones. Se apagaron.

Tras esto, Perselio, salió de la mansión y a sus puertas se encontró un magister que vino más veces. El mejor amigo de su padre según observó. Estaba enterado de todo lo que ocurrió dentro, de la masacre que hizo el muchacho. Tan sólo esperó en la puerta a que saliese y decidió darle un excarmiento, maldiciéndolo. Haciéndole pagar por la pérdida de su gran amigo, el magister dió la vuelta y marchó. Tras esto, el muchacho se llevó las manos a la cabeza, dolorido, gritando desgarradóramente y, entre esos gritos soltó un juramento con ira y sed de venganza.

Tras esto, Perselio se ganó la vida trabajando como asesino a sueldo, con rostro descubierto. Defendiéndose tras sus habilidades, cubriendo todos los flancos, actuando como un profesional. Los años fueron pasando y tras terminar un trabajo, marchó hacia un lago de un bosque no muy lejano. A limpiar sus vestimentas de las manchas de sangre con agua. Y allí se encontró a una muchacha, dándose un baño a la luz de la luna.

Ahí fué, cuando comenzó, la verdadera historia. De Perselio, el ocaso del Clan L'ionore.














avatar
Administración
Caballero del reino
Caballero del reino

Mensajes : 69
Puntuación en el foro : 2950
Tu reputación en el foro : 0
Fecha de inscripción : 13/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.