Últimos temas
» John Mc Murphy
Jue 17 Ene 2013, 20:58 por Mangard

» Rah Sith
Miér 26 Dic 2012, 14:33 por Regulus

» Organización de la guerra
Miér 26 Dic 2012, 12:48 por Regulus

» Ezio Audittore
Dom 23 Dic 2012, 21:35 por Regulus

» El hobbit
Lun 17 Dic 2012, 12:18 por Reina Espectral

» La ciudad sumida en la guerra.
Lun 17 Dic 2012, 12:11 por Reina Espectral

» Jens Rother
Lun 17 Dic 2012, 08:37 por John_Raider

» Duque de Dorset
Lun 17 Dic 2012, 00:16 por LarkinSW

» Ainvar Slighe
Sáb 15 Dic 2012, 18:34 por LarkinSW

» ¿Quién vigila al vigilante?
Jue 13 Dic 2012, 14:43 por John_Raider

Enlaces ràpidos
Rol en vivo
Afiliados
Para afiliarte haz CLICK AQUÍ



El trono abandonado

Ir abajo

El trono abandonado

Mensaje por John_Raider el Vie 30 Nov 2012, 13:21

Hace meses que la reina no da señales de vida en el reino.Si ser una
vampira ya le ponía las cosas bastante dificiles, el abandono de la
población (más teniendo en cuenta los continuos ataques de vampiros)
están haciendo que el descontento crezca dentro de la misma,y no solo en
los bajos fondos,sino también entre las altas esferas.

Elea,
hija del último rey depuesto antes de llegar el ex marido de Lulu al
poder, sabe que tiene posibilidades de llegar al trono.Ella, como dueña
de determinados territorios, pertenece a la Corte y ve todo lo que se
mueve alli. Los hilos comienzan a tejer el tapiz de la traición y queda
ver quien se coloca en cada bando.

_________________
Mi palabra es ley. Pero, ¿quién ha dicho que la ley tenga que ser justa?
avatar
John_Raider
Defensor del reino
Defensor del reino

Cáncer Cabra
Mensajes : 57
Puntuación en el foro : 2114
Tu reputación en el foro : 0
Fecha de inscripción : 30/11/2012
Edad : 26
Localización : Skingrad, Cyrodiil

Volver arriba Ir abajo

Re: El trono abandonado

Mensaje por John_Raider el Vie 30 Nov 2012, 13:22

- ¡¿Es eso lo que queremos?! ¡¿Es el gobierno que se merece nuestro
reino?! -Gente de toda condición gritaba hasta quedarse afónica. Sobre
una pila de cajas de madera un monje de vestimenta blanca rodeado de
guerreros con grandes mazas clamaba como un loco y cada vez más gente se
unía-
- ¡Mi hija desapareció la semana pasada en los caminos y la guardia no hace nada!
- ¡Mi sobrino falleció de viruela!
- ¡Los extranjeros han roto nuestra moralidad y nos roban el trabajo!

-
¡¿Veis?! ¡¿Veis?! ¡Eso es lo que le depara a nuestra sociedad! ¡Los
campos se mueren por que los dioses han abandonado esta tierra!
¡Nuestros hijos desaparecen! ¿Y que hace la guardia? ¡Nada! ¡Todos los
veteranos fueron licenciados por esa fulana mientras los hijos de los
privilegiados han copado un ejercito que ya no tiene ni valor para
enfrentarse a nuestros enemigos! ¡Los bárbaros y bandidos están a
nuestras puertas! ¡Y no las cerramos nunca! ¡Les abrimos paso! ¡Les
regalamos nuestras riquezas! ¡Tenemos que coger el gobierno! ¡Derrocar a
la tirana! ¡Los dioses están de nuestro lado y la luz vencerá al
infierno como ha hecho siempre! -La multitud estaba enloquecida,
gritaban, el mensaje estaba calado, ahora irían a sus casas, sus
templos, sus tabernas, se propagaría como un incendio... Un último
toque... - ¡Por todos los dioses! ¡No volví de las cruzadas para ver MI
tierra en manos de ELLOS! ¡NUESTRA tierra! ¡NUESTROS reyes!

_________________
Mi palabra es ley. Pero, ¿quién ha dicho que la ley tenga que ser justa?
avatar
John_Raider
Defensor del reino
Defensor del reino

Cáncer Cabra
Mensajes : 57
Puntuación en el foro : 2114
Tu reputación en el foro : 0
Fecha de inscripción : 30/11/2012
Edad : 26
Localización : Skingrad, Cyrodiil

Volver arriba Ir abajo

Re: El trono abandonado

Mensaje por John_Raider el Vie 30 Nov 2012, 13:22

Lulu ha vuelto y Alexei a falta de la Reina es el Senescal o rey o como
lo querais llamar asíque cualquier intento de asalto al trono se verá
obstaculizado y reprimido desde arriba si la conspiración sale a la luz,
así que en parte la trama podrá encaminarse por las tensiones entre el
poder establecido y la ambición ea trono de Elea que podría estar por
ejemplo apoyado en secreto por varios clanes...

De todas formas
aunque piezas menores en este juego están también los humanos, cansados
de aguantar, llevar sobre sus hombros el peso del gobierno de Camelot,
cansados de servir, cansados de verse relegados a un segundo plano y eso
en parte se está cobrando ciertas muertes, por ahora van muertos dos
neonátos, vampiros con pocos años de vida, pero no deja de ser para la
gente corriente que ve en los vampiros un enemigo dictatorial una
pequeña victoria.

_________________
Mi palabra es ley. Pero, ¿quién ha dicho que la ley tenga que ser justa?
avatar
John_Raider
Defensor del reino
Defensor del reino

Cáncer Cabra
Mensajes : 57
Puntuación en el foro : 2114
Tu reputación en el foro : 0
Fecha de inscripción : 30/11/2012
Edad : 26
Localización : Skingrad, Cyrodiil

Volver arriba Ir abajo

Re: El trono abandonado

Mensaje por John_Raider el Vie 30 Nov 2012, 13:23

La vuelta de la reina era solo un espejismo. Los días,las semanas... el
tiempo pasa sin que ella aparezca frente a un pueblo cada vez más
enfurecido. Mientras tanto Elea, heredera de aquella antigua dinastía,
une persona a persona a su causa contando ya con gente entre los bajos
fondos y las altas esferas.

Después de la aparición de Nazdish
Svaasa intentando asesinarla ella se ha visto obligada a ocultarse en el
Templo de la Diosa en Camelot, desde donde controla la situacion. Sir
Eric, Mangard,Naja,Geelah... son algunas de sus personas de confianza en
el reino. Con ellos se planea atentar contra los vampiros...¿pero como
hacerlo?

Geelah propone robar la lista de antiguos cazavampiros
del reino para animarlos a usarles contra la reina,pero para eso se ven
obligados a entrar en el cuartel central de la guardia,lo cual les
resulta especialmente dificil: empiezan a mostarse como autenticos
rebeldes,dandose a conmocer ante el resto.

Mientras tanto,una
elfa de la noche les pone al corriente de que las fuerzas especiales del
reino jamas desaparecieron, y que son controladas directamente desde la
corona.

_________________
Mi palabra es ley. Pero, ¿quién ha dicho que la ley tenga que ser justa?
avatar
John_Raider
Defensor del reino
Defensor del reino

Cáncer Cabra
Mensajes : 57
Puntuación en el foro : 2114
Tu reputación en el foro : 0
Fecha de inscripción : 30/11/2012
Edad : 26
Localización : Skingrad, Cyrodiil

Volver arriba Ir abajo

Re: El trono abandonado

Mensaje por John_Raider el Vie 30 Nov 2012, 13:23

Los acontecimientos se apresuran rápidamente.

Por un lado,se
acuerda robar las listas de cazavampiros guardadas en el Cuartel de la
Guardia. Mangard, Naja,Tamar y Geelah acuden al mismo. El ladron debe
marcharse,y para que puedan entrar Geelah hace que la capturen para asi
mantener ocupados a los guardias mientras el resto busca las listas.Lo
que debia ser entrar y salir,algo sencillo, se convierte en algo
complicado que termina con exito pese a que sus compañeros dejan a
Geelah encerrada en el calabozo.

Cuando estas noticias llegan a
Elea,esta se enfurece y alegra a la vez.La primera reaccion viene dada
por haberse abandonado a alguien que trabaja para ella en la carcel (y
sin embargo Geelah consigui escapar de la misma ayudandose de su
capacidad de transformarse en zorro y colandose entre los barrotes) la
segunda porque teniendo acceso a los cazavamprios, acabar con Lulu y
quienes la apoyan es mas facil.

Se encarga a Naja contratar a
Viola D´Angelo, quien habia sido una de las cazavampiros mas
importantes. Sin embargo, cuando esta acude al entierro de la sobrina de
la mujer, acaban topandose con un vampiro nuevo, Draith, quien parece
ser pueda ser contratado para espiar el bando vampirico desde dentro.
Ainvar discute esta decision con Elea, y termina aceptandose este ultimo
punto.

En el bando contrario tambien empiezan a organizarse las
defensas. Bellatrix, maestra de la Torre de Hechiceria, se posiciona del
lado de la Reina para conseguir ser la directora del mismo.Por esto,
cuando se encuentra a un drow en la calle y se entera de que el
trapichea en los bajos fondos, intenta convencerle de conseguir apoyos
para la reina en los mismos.

_________________
Mi palabra es ley. Pero, ¿quién ha dicho que la ley tenga que ser justa?
avatar
John_Raider
Defensor del reino
Defensor del reino

Cáncer Cabra
Mensajes : 57
Puntuación en el foro : 2114
Tu reputación en el foro : 0
Fecha de inscripción : 30/11/2012
Edad : 26
Localización : Skingrad, Cyrodiil

Volver arriba Ir abajo

Re: El trono abandonado

Mensaje por John_Raider el Vie 30 Nov 2012, 13:24

Gaedrus:
Camelot, gran extensión de territorio donde el campo era fértil, los
ciudadanos eran felices y pagaban rigurosamente sus impuestos, donde un
rey dominaba aquellos parajes y los llenaba de prosperidad; o eso era lo
que tenía en mente Gaedrus cuando inadvertido por las informaciones,
viajaba tan solo con un petate hacia la gran capital del reino. A medida
que avanzaba, las llanuras eran más
Gaedrus: infértiles y la
población más escasa... Era totalmente una calamidad que hizo torcerle
la boca a este viajero del que poco se sabía [...]
* Gaedrus fue
avanzando y llegó hasta la descuidada muralla donde hiedras y trepadoras
la adornaban dándole un aspecto tétrico. en aquella puerta de rejas
levantadas había una congregación de campesinos; el viajero, que se
trataba de un hombre alto, de pelo largo a media melena y moreno tras
sus orejas, con ojos verdes, y bastante fornido, ataviado solo con una
harapienta camisola y unos pantalones
* Gaedrus donde tenía un par de
espadas cortas a sendos lados del cinto. de los campesinos oía el
viajero "No queremos más tiranía" "basta de esta dejadez"
Gaedrus
notaba un fuerte sentimiento de opresión en el pueblo que le hizo
preguntarse "¿Estoy en Camelot?" mientras que los campesinos decían
-¡Tenemos que llevar a cabo el torneo!- ante esa palabra a Gaedrus se le
iluminó la cara y se acercó con algo más de rapidez.
* Gaedrus
enarcó una ceja ya próximo a los campesinos y preguntó -¿Un torneo?- a
lo que respondieron -sí­, estamos hartos de la tiranía y de la
corrupción; hemos organizado un torneo en las lindes de Camelot donde
elegiremos a un campeón.- "Oh vaya" pensó; y acto seguido, los
ciudadanos se enzarzaron en un diálogo con el joven viajero poniéndole
al corriente de todo lo sucedido en Camelot.
+Naja: (La
figura envuelta en telas amplias de lino negro se acercó al mismo
campesino con el que estaba hablando aquel recién llegado a la ciudad)
Raen, tengo lo que me pidió tu mujer... (Dijo la sarracena con la voz
queda, apenas en un susurro al hombre mientras se rebuscaba un pequeño
paquete de cuero bien cerrado con un cordel entre las telas. Un largo
pañuelo de los mismos colores se enrollaba alrededor de su torso y su
cuello y le cubría la cabeza)
* Draith
llevaba unos minutos siendo perseguido por unos guardias que asistieron
como testigos a uno de los asesinatos que le habían encomendado en la
ciudad, otro de esos nobles humanos y sebosos cuya cacería le resultaba
al vampiro de lo más aburrida. El asesinato había salido según lo
planeado, preciso, letal y sigiloso, su rutina habitual; no obstante
esta vez le habían visto cuatro guardias,
* Draith a dos los había
asesinado mientras lo perseguían y a los otros dos los había despistado
mezclándose entre la multitud. Mientras intentaba seguir pasando
desapercibido, escuchó algo sobre un torneo; de pronto, algo encendió el
fulgurante color rubí de sus orbes al escuchar esa palabra, quizá
pudiera salir por fin de aquella monotonía persistente.
* Gaedrus
asintió como hipnotizado ante todas ésas explicaciones, pero algo le
desconcentró de su charla; el simple gesto de una mujer que provocó el
viraje de sus ojos y el silencio del campesino creyendo que no le estaba
prestando atención. Gaedrus se quedó con "Política corrupta" "Reina
ausente" "descontento popular" y realmente, de eso iba el tema, pero
ignoró los detalles, mas no iba a ser
* Gaedrus descortés con el
hombre, pero también era humano para las distracciones. Una leve sonrisa
le apareció en el rostro y se quedó fijamente mirándola por unos
instantes. -¡eh muchacho, escúchame!- decía el campesino que lo volvió a
concentrar en el diálogo.
+Naja:
(Ladeó una sonrisa divertida mientras el campesino seguía hablando con
Gaedrus y le daba un saquito de monedas a cambio del suyo sin prestarle
atención. Los ojos negros se dirigieron con rapidez hacia los guardias
que pasaron como un rallo por al lado de ellos y frunció el ceño
apretando un poco las mandíbulas. Los perfiles de dos cimitarras se
adivinaban entre las telas, colgando del cinto a su cadera, y apoyó las
manos en las empuñaduras de
+Naja: forma instintiva una vez se guardó
el dinero.) Estupendo... (Masculló mientras los guardias corrían tras
alguien) Con lo vagos que son dudo que lleguen más allá de la siguiente
granja.
* Draith se acercó a
los campesinos que estaban dando una explicación sobre lo relacionado al
torneo, agachando su barbilla y dejando que la capucha tiñera de
penumbras su rostro. Lo que oyó le interesó, pero mayor fue la sorpresa
cuando alzó un poco la testa y posó su mirada en alguien especial, otro
de sus objetivos, era el hijo de un duque adinerado, los vampiros le
querían muerto por razones
* Draith que Draith ni conocía ni estaba
interesado en conocer. La ejecución de aquel niñato la tenía prevista
para mañana, pero observándolo a pocos metros frente a él, paseando
junto a la plebe y envuelto por una multitud de campesinos que gritaban
enfurecidos, no parecía haber mejor momento que ese para acabar con dos
pájaros de un tiro. Sus fulgurantes ojos carmesíes se percibían bajo la
sombra de la
* Draith capucha con rasgadas pupilas felinas. El cazador había empezado el juego.
* Gaedrus
vio como el campesino intercambiaba el saco, peor no reparó en el
gesto, mas ahora, cuando había acabado la charla, se llegó su mano
diestra a su nuca con una sonrisa y dijo en una voz natural - ¡Así que
estáis preparando una rebelión! el campesino apretó los labios y le dijo
-¡No tan alto pedazo de zoquete!- en una voz de indignación, peor casi
en un susurro, y se acercó a él diciéndole...
* Gaedrus : diciéndole
-el torneo es para seleccionar un campeón que nos lidere en pos de la
rebelión, y ya tenemos a varios participantes, pero no la fecha.- -Ajá-
Dijo el risueño viajero que bajaba su mano diestra y ponía sus brazos en
jarra -¡pues aquí tenéis otro competidor!- El murmullo entre los
campesinos reunidos se hizo notable, entre ellos el duque que el vampiro
perseguía, y el cual por
* Gaedrus sus sentidos desarrollados pudo escuchar la conversación entera probablemente.(fin)
+Naja: (Arqueó
una ceja mirando a ambos hablar tan abiertamente del torneo y la
rebelión, delante de, por lo que a ella respectaba, una desconocida.
Miró un poco a ambos lados con cierta inseguridad y se humedeció los
labios dubitativa antes de hablar en apenas un susurro que hizo que su
acento árabe se hiciera más patente) Disculpad pero... deberíais tener
cuidado con lo que decís y dónde lo decís... Hay oídos en los lugares
más insospechados. (Habló
+Naja: con delicadeza a ambos, sin querer que sonara a reproche)
+Draith:
Poco a poco el vampiro fue acortando distancias con el muchacho que
pronto empaparía el suelo con su sangre. No era fácil acercarse con
sigilo a su presa con un público tan agitado, la ira y el ruido de la
muchedumbre lo ayudaban a camuflarse, pero los empujones indiscriminados
le hacían también la faena más de una vez, teniendo que dar pequeños
rodeos para sortear las zonas en las que los
+Draith: humanos ya
estaban más agitados y agresivos. En dos o tres minutos se había
plantado a la espalda de su víctima, y mientras paseaba tranquilamente
como un ciudadano más la hoja oculta de su diestra emergió de la muñeca y
perforó el costado del joven, sesgándole el hígado en el acto. El
movimiento de su brazo fue tan rápido que dos segundos después, el
vampiro ya se encontraba a dos o tres metros
+Draith: alejado de la
víctima. Para cuando el muchacho empezó a escupir sangre y toser,
cayendo de rodillas en el suelo, Draith ya se había ocultado de nuevo
tras los ciudadanos a unos seis metros o más. Sin embargo aquello no
evitó el caos, los ciudadanos al ver al pequeño duque caer al suelo
empezaron a gritar y a correr despavoridos, empujándose los unos a los
otros y creando una situación de pánico
+Draith: la mar de adecuada para Draith.
* Gaedrus
vio a aquel ser, oculto tras su capucha avanzar sin cuartel apartando a
la gente con leves y galantes movimientos de mano, dirigiéndose en casi
línea recta hacia una persona; la que no parecía tan pobre como la
mayoría -No todos- de los campesinos congregados a las puertas. La
muchacha, emitió la frase cuando Gaedrus colocó su diestra en el hombro
del campesino que hablaba con él y lo
* Gaedrus apartó en el momento
que el Nosferatu ya se encontraba en la espalda de aquel ser,
asestándole el frío acero a la altura de los riñones. Aún sin haberse
provocado el caos, la enigmática figura salió de la congregación de
campesinos, alejándose tres metros, y Gaedrus estaba aún en el centro
cuando el cuerpo se desplomó y cundió el pánico. Antes que cualquier
grito, o advertencia, la profunda voz
* Gaedrus del viajero se
pronunció -¡EH!- Señalando a aquel tipo entre la gente. Era poco usual
ésas vestimentas y ésa actuación en una congregación de campesinos.
Quizás lo demás no lo encontraran fuera de lo normal, pero su caminar,
el peso de sus botas, su capa... sin duda no era alguien normal.
+Naja:
(Cuando la gente empezó a agitarse ella ya se había dado la vuelta para
irse pero no pudo más que detenerse en seco al ver a aquel noble tirado
en el suelo empezando a rodearse por un charco de su propia sangre. Se
quedó un momento quieta con las manos en sendas empuñaduras y finalmente
ladeó una sonrisa suave buscando entre la gente al autor de aquello
que, obviamente, era la única figura que se movía en dirección contraria
al resto, alejándose de la escena en lugar de acercarse a ver qué
pasaba como el resto de gente estaba haciendo.) Parece que la rebelión
es más que patente de pronto.
* Draith
caminaba con la testa agachada, dejando así que la capucha le cayera y
ocultara el rostro; cuando escuchó el grito de un hombre que se dirigía a
él y lo señalaba como el causante del crimen, virando su rostro y
posando de reojo sus rubíes sobre el joven chasqueó la lengua, viéndose
obligado a acrecentar el paso, alejándose lo antes posible de allí sin
llegar a correr tampoco para no llamar
* Draith la atención de los que aún no le habían mirado ni habían escuchado tampoco al muchacho por el vocerío de la plaza.
*
Gaedrus , fornido en sus brazos empezó a apartar a la gente como si
estuviese en el agua y batiera los brazos para mantenerse a flote,
caminando rápidamente hacia el exterior de la marabunta de personas que
pertrechadas con antorchas y demás, corrían en un cíclico sinsentido; ya
que ni se marchaban de la escena, ni se quedaban quietos mirando al
cadáver. Entre los gritos se podía distinguir
* Gaedrus
"¡Guardias!" -Pobres fanfarrones; intentando crear una rebelión y
viéndose obligados a pedir ayuda a la autoridad.- Pensó cuando ya casi
salía de la aglomeración... Los guardias no tardaron mucho en venir, y
algunos campesinos le señalaron la dirección por donde se había marchado
el encapuchado, lo que confundieron con "Gaedrus es el asesino" ya que
corría en la misma dirección. El viajero de verdes
* Gaedrus ojos, tal y como escapó de la gente, comenzó a correr hacia el encapuchado sin sutilezas ningunas.
+Naja:
(Dejó escapar una maldición en árabe al ver a la gente señalar a los
dos hombres y los guardias empezar a ir hacia ellos. Maldijo de nuevo
varias veces con una mueca fiera en el rostro y terminó por empezar a
caminar con rapidez paralela a los dos hombres, acercándose a ellos poco
a poco conforme iban alejándose del lugar. Se deslizaba entre la maleza
del bosque que ya habían alcanzado, reptando entre los arbustos sin
hacer ruido con
+Naja: rapidez. Primero alertó a Gaedrus que iba por
detrás y le hizo un gesto para que la siguiera virando la trayectoria
hasta quedar ocultos entre los altos lentiscos para terminar cogiendo a
Draith de la manga y tiró de él haciendo que se enterrara entre las
ramas del gran arbusto tupido que los rodeó ocultándolos. Se llevó un
dedo a los labios cruzándolos con la expresión seria mirando a ambos)
+Draith:
El desconcierto no podía ser más grande para el vampiro quién sin
esperárselo acababa de ser arrastrado al interior de unos arbustos con
dos desconocidos, el hombre que lo delató y una mujer que recordaba de
algo, aunque no atinaba a saber de qué. Resultaba irónico o incluso
absurdo que él, que era el asesino, acabara de ser salvado de los
guardias en vez de ajusticiado; pero tal y como estaba,
+Draith:
agachado con las piernas flexionadas y las manos posadas como punto de
apoyo en el terreno, quedó en silencio mirando a la joven con sus orbes
de rasgadas pupilas felinas como si intentara escudriñar en la mente de
esta para saber que se le pasaba por la cabeza.
* Gaedrus
fue empujado en su carrera hacia aquel ser. una carrera que era
bastante forzada, por lo que el cambio brusco de dirección hizo que su
equilibrio se perdiera y acabó haciendo sonar TODO lo que tenía en el
petate. -un par de tazas de barro, rotas; una sartén, tres o cuatro
dagas que tintinearon, y a parte, la ropa que amortiguó el golpe, pero
salió disparado y dio con todo su hombro en un
* Gaedrus hibisco. La
mujer, tras ello se colocó un dedo en la boca, como queriendo decir
"Silencio" -Se nota que hace mucho que no comes.- dijo el aventurero
entre susurros. - por que corres una barbaridad. En ése instante los
esquejes de las armaduras de los guardias delataban la posición de
éstos, y determinaron que habían perdido el rastro, dirigiéndose hacia
el oeste, por aquella bifurcación en el
* Gaedrus bosque. Cuando el
silencio reinaba, volvió a hablar en tono normal, incluso algo alzado
-¡Por qué has matado a ése hombre!- le dijo al encapuchado haciendo un
amago con la mano como de señalarlo, pero solo quedándose en el intento.
+Naja:
(Apretó las mandíbulas mirando a Gaedrus con los ojos negros clavados
en él) Por favor señor... aun pueden peinar la zona, haced el favor de
no alzar la voz... Si queréis, id discutiendo los detalles mientras
vamos a un lugar menos... lleno de ramas. (Susurró con delicadeza
cabeceando hacia fuera del matorral. Se asomó con cautela y al comprobar
que no andaban cerca, se deslizó son suavidad entre las raíces alzadas
de los árboles emprendiendo
+Naja: una marcha tranquila hasta una pared de roca forrada de hiedra de hojas bicolor)
* Draith
asintió a las palabras de la sarracena siguiéndola y mientras caminaban
ladeó su rostro posando su mirada sobre su delator- ¿Por qué? Porque
era feo y me debía dinero en una partida de parchís ¡¿Por qué va a ser?!
Porque es mi trabajo. - Espetó jocoso el vampiro llegando al sitio al
que ella les había guiado - Me gano la "vida"... - Musitó haciendo
hincapié en esa palabra en
* Draith específico, con un tono jocoso-
... Asesinando por un módico precio. No sé ni quién era ese muchacho,
pero lo querían fuera de escena, así que bajé el telón.
* Gaedrus
no pudo evitar fijarse en todos los detalles posibles. El tono de su
voz, sus colmillos, sus uñas, su forma de andar, incluso su olor...
Probablemente podría discernir lo que era, y es lo que más le llamaba la
atención. Se incorporó sacudiendo la maleta y la removió con ambos
brazos -Oh no...- dijo en tono dramático haciendo un aire de tensión,
arrastrado y reforzado por un tono de pesadumbre
* Gaedrus en su
voz... -¡Mis tazas de barro! ¡Maldita sea!- tras eso, aquel ser terminó
de completar su diálogo. como él, siguió a la morisca, que aunque
misteriosa, no había presentado ningún otro rasgo distintivo salvo su
apabullante velocidad.- ¿a donde nos llevas?- Se atrevió a preguntar en
voz baja con una cara de confiado.
+Naja:
(La mujer dejó que hablaran, solo ladeando alguna sonrisa divertida
mientras los oía discutir tras ella.) A un lugar más cómodo que un
matorral en mitad del bosque... Aunque también tenía su encanto. (Palmeó
la roca cubierta por hiedras desplazándose por la pared poco a poco
hasta que sus manos se hundieron en la ladera haciendo que la cortina de
enredaderas cediera y se meciera con suavidad) Ah, aquí está...
(Susurró cogiendo las hierbas y
+Naja: retirándolas como si de una
cortina espesa se tratara, dejándolas abiertas y haciendo un ademán
suave con la otra mano) Por favor, sed bienvenidos... (Les dijo con
cortesía ampliando una sonrisa ladeada)
* Draith
pasó al interior, no sin acortar un poco las distancias entre su mano
la empuñadura de Rapsodia, su espada yatagán. Aquello contra todo
pronóstico era un acto de caridad tan grande que olía a trampa a
kilómetros. Cuando ya estaba en el interior volvió a posar su mirada
sobre el rostro de la joven musitando - Ahora te recuerdo, tú eres la
mujer que estaba con Viola D´Angelo aquel día.
Gaedrus:
Un vampiro... Sí, eso era. Bajo sus especulaciones, el aventurero de
melena negra tras las orejas y ojos verdes que solo vestía con una
camisola... "blanca" -más bien beige por su suciedad- y unos pantalones
remetidos en un par de botas marrones de viajero bastante desgastadas.
En el tórax llevaba un fajín donde una tela roja como la sangre le
remarcaba la cintura; muy parecido al estilo del
Gaedrus: asesino,
pero mucho más oscura y desgastada, a la par que fina. -Así que os
conocéis...- enunció pensando ahora él que eso era una trampa, o al
menos haciéndolo demostrar en su cara enarcando una ceja, pero aun así,
entrando al interior de tan mágico -y seguro de guardias- Lugar.
+Naja:
(Entró tras ellos colocando con dedicación la cortina en su sitio para
que no dejara ningún rastro de haber sido apartada. La luz plateada de
los astros del cielo nocturno se filtraba entre las hojas de hiedra
dejando la cueva en una penumbra mortecina. El lugar estaba
completamente vacío, sólo roca y tierra. Arqueó una ceja mirando a
Draith algo extrañada pero no acababa de sorprenderle, pues en aquel
cementerio al fin y al cabo podía haber
+Naja: cualquier persona
observándolas) Pues... sí, tuve una pequeña charla con la señorita Viola
hace unos días... Lamento que no os acercarais a saludar, yo a vos no
os vi. (Habló con educación encogiendo un hombro con suavidad y negó un
poco a Gaedrus) Me temo que solo él me conoce a mí. (Ladeó el rostro
mirando al viajero con los ojos negros entrecerrados) Me temo que no nos
hemos presentado... (Concluyó tras unos segundos de silencio y se llevó
+Naja: la mano al pecho inclinando la cabeza sutilmente hacia los dos) Naja. Un placer, señores.
* Draith apartando
su mano de la empuñadura cruzó ahora su torso con el brazo diestro para
a continuación arquear la espalda hacia adelante en una elegante
reverencia, quizá demasiado elegante para el contexto del lugar, la
situación y las personas a las que iban dirigidas, pero la teatralidad
era parte del carácter del vampiro, una parte muy arraigada en un ser
que se encontraba aburrido y asqueado
* Draith del mundo y de su rutina - Yo soy Draith Tëbrilok, un vampiro. - Espetó con total sinceridad y despreocupación.
* Gaedrus
suspiró al escuchar sendos diálogos con un deje de despreocupación
mientras seguía avanzando al interior de la cueva, girándose en el
momento que Naja se presentó y reverenció, provocando en Draith lo
propio. No estaba muy conforma con la situación; para él era tan
surrealista como extraña. Viniendo de un país del norte, y no darle
tiempo ni a soltar el petate para verse visto metido en
* Gaedrus un
fregado. ¡Ah el honor! ¿Quién le mandaría perseguir al vampiro? Yo me
llamo Gaedrus. Inquirió esbozando una sonrisa, pero sin reverencia, y
luego una mirada un poco más afilada hacia el vampiro. Después de todo,
no dejaba de ser un asesino. ¡Bueno! ¿Alguien me explica de qué centro
para la curación de enfermedades mentales habéis salido los habitantes
de Camelot? ¡Es que no entiendo
* Gaedrus nada; vengo esperando
verdes praderas, oportunidades de trabajo y mira... Terminó de replicar
bajando sus orbes esmeraldas hacia el suelo a la par que se desmontaba
su petate y lo colocaba en el suelo de la cueva.
+Naja:
(Dejó escapar una risa entre dientes al oír la honestidad de Draith y
asintió despacio cuando ambos se hubieron presentado) Diría que os
informaron mal de lo que ibais a encontrar, Gaedrus. (Dijo al hombre con
media sonrisa cálida.) Me alegro de haberos conocido. Ya que os he
procurado refugio os recomiendo que paséis aquí la noche
+Naja: hasta
que se calmen los guardias. (Miró un poco hacia la cortina de hiedra de
soslayo) Yo os dejo aquí, ya que por suerte a mí no me buscan. Procurad
ser más discretos... los dos. (Concluyó alternando la mirada entre
ambos)
+Draith:
Definitivamente aquello sí que era un poco surrealista, no sabía de
donde había salido el fantoche aquel del petate ni que conexión tenía la
mujer con Viola D'Angelo, pero aquella mujer le estaba tratando con un
cortesía inusitada, algo muy poco habitual en personas que tratan con
vampiros. Ya que a menudo estos los consideran criaturas asesinas y
despiadadas que no tienen derecho a vivir -
+Draith: ¿Qué ganas tú
ayudándonos? Es rara tanta cortesía hacia un vampiro... O has visto muy
pocos vampiros en tu vida, o estás tramando algo...
* Gaedrus
coincidía en la idea que Draith creía que los humanos -o otros seres.-
tenían hacia los vampiros, dentro en su fuero interno quería darle una
lección por el asesinato anteriormente cometido. si hubiese sido por una
causa a la que tuviera que matar a dicho personaje para avanzar en un
fin propio acorde a unos ideales, quizás lo hubiera justificado, pero
por unas monedas no. aun así, los
* Gaedrus verdaderos sentimientos
de Gaedrus estaban ocultos ante la apariencia de un fantoche que es lo
que siempre ha dado a mostrar. el pelinegro apretó los dientes y dijo
con tono ingenuo ¡Que me busquen! ¡No he hecho nada malo! Muchas
gracias por su hospitalidad, señorita Naza...- realmente, se había
confundido de nombre, y ahora se dirigía hacia la puerta, donde la más
próxima era Naja, para
* Gaedrus correr las hiedras con ímpetu
-Sabiendo que no había nadie fuera antes de salir por varios factores
como el ruido del bosque- Y salir del escondite desapareciendo.
Obviamente, no era tan estúpido. Iba a pasar la noche en las afueras,
peor en algún lugar del bosque no cercano a ése sitio; lo que quería era
librarse de la incomodidad que le provocaba ésa situación y seguir con
su soledad. Ya tendría
* Gaedrus tiempo de encontrarse más a delante con ésos dos seres.

_________________
Mi palabra es ley. Pero, ¿quién ha dicho que la ley tenga que ser justa?
avatar
John_Raider
Defensor del reino
Defensor del reino

Cáncer Cabra
Mensajes : 57
Puntuación en el foro : 2114
Tu reputación en el foro : 0
Fecha de inscripción : 30/11/2012
Edad : 26
Localización : Skingrad, Cyrodiil

Volver arriba Ir abajo

Re: El trono abandonado

Mensaje por John_Raider el Vie 30 Nov 2012, 13:24

Sir Eric, guardián personal de Elea, decidió pasar un día por la ciudad
de Camelot para ver por sí mismo la situación de la ciudad, a pesar del
peligro que corría al ser una de las personalidades más reconocidas y
reconocibles del bando enemigo en cuyo territorio se adentraba. Además
sería una ocasión para que la milicia oprimida pudiera verle, señal de
que no les habían abandonado. Y, en tercer lugar, hablaría con sus
agentes para coordinarlos mejor y recibir las últimas noticias.

En
la primera taberna en la que entro se reunió con Tamar el pícaro, un
nuevo agente con quien nunca había tratado directamente. Allí ambos
conocieron a Tara Whisperwind, una elfa guerrera miembro de la guardia
de élite de la ciudad pero con claras intenciones de querer abandonar su
bando. Mientras trataban de convencerla de que se uniera a ellos (en
parte porque su hermana Shaadrine ya había colaborado con ellos en
general y con Sir Eric en particular) un extraño personaje, que resultó
ser conde de Normandía y líder de la Liga Hanseática, entre otras cosas;
aliado de los vampiros, al menos eso se comentaba.

Resulta que
quería ayudarlos, a pesar de la manera que entro, con todos sus marinos
armados ocupando la taberna. Les "obligó" (no tenían otro remedio) a
fingir que huían por los pasadizos secretos por los que ellos mismos
habían entrado, escapando de la guardia de la ciudad que fue alertada de
la presencia de los traidores. En la huída, que les llevó a los tres
(el noble apareció más tarde) a la costa el caballero se lesionó la
pierna y, lisiado, montó en una barca que los llevó a los tres al galeón
del noble, donde pasaron la noche descansando de la huída, y el
veterano caballero reposando la herida que la elfa se puso a tratar.
Aunque no lo había hecho oficial, acababa de unirse al bando de Elea.

_________________
Mi palabra es ley. Pero, ¿quién ha dicho que la ley tenga que ser justa?
avatar
John_Raider
Defensor del reino
Defensor del reino

Cáncer Cabra
Mensajes : 57
Puntuación en el foro : 2114
Tu reputación en el foro : 0
Fecha de inscripción : 30/11/2012
Edad : 26
Localización : Skingrad, Cyrodiil

Volver arriba Ir abajo

Re: El trono abandonado

Mensaje por Reina Espectral el Lun 03 Dic 2012, 21:02

Cuando parece que las cosas se arreglan,todo vuelve a ir a peor. Elea cae enferma y las sacerdotisas son incapaces de curarla, pues se trata de una enfermedad realmente extraña. Caillean, Suma Sacerdostisa, se ve obligada a acudir al encuentro de Sir Eric en el barco y traerle de vuelta hasta la vuelta. Alli el caballero se encuentra una imagen desoladora: Elea, enfebrecida, muy delgada y cansada, descansa en su cama al borde de la muerte. Rapidamente se mandan mensajeros al reino buscando quien pueda curarla. A la llamada acude Luana Dril, quien comienza a tratarla mientras Eric le explica la razon de la guerra dado que ella parece interesada en participar.

Mientras tanto,Caillean manda a Jens al barco en lugar de Eric para que ayude a la elfa y al picaro a volver a tierra.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Reina Espectral
Hada del reino
Hada del reino

Acuario Caballo
Mensajes : 693
Puntuación en el foro : 4075
Tu reputación en el foro : 7
Fecha de inscripción : 12/10/2011
Edad : 28
Localización : En la Isla de las Brumas

http://www.camelotrol.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El trono abandonado

Mensaje por Gaedrus el Miér 05 Dic 2012, 00:26

Gaedrus tras haber sido acusado de la muerte de un Noble dentro de una coalición campesina, cuyo verdadero artífice fue el vampiro Draith, fue perseguido durante dos días llenando el reino de carteles con su rostro, hasta que en la calle se encontró con Giuliano y con Bellatrix.

Éstos dos seres hablaban de intrascendentalidades, y Gaedrus pidió un sitio donde dormir, refiriéndole la posada 'La rosa de Jericó' donde casualmente también se dirigía Giuliano. Ésto provocó al guerrero con nombre Italiano creer que lo estaban siguiendo. Una vez en la posada, después de hablar Bellatix con Gaedrus llegaron a un acuerdo de trabajo en pos de buscar información de un vampiro renegado llamado Draith que no seguía las órdenes de la reina, que casualmente era el vampiro que asesinó al noble, pero Gaedrus no lo relacionó, pues Bellatrix no me había referido el nombre del vampiro; solo le dio un cantacto 'Viola D' Angelo'.

Tras la conversación de trabajo se formó una pequeña trifurca de taberna que terminó con el pacto de un duelo a medio día del día siguiente en tre Giuliano y Gaedrus, quedando éste último con una herida en su cuello recuerdo del florete de Giuliano.

Al día siguiente, el trato por ayudar a la reina era conseguir un indulto por parte de la reina y presentarse al capitán de la guardia (Ser Joseph Spiegel) para que retiraran los carteles de 'Se busca' con la testa de Gaedrus de todo el reino. Al final resultó ser un buen hombre de casi las mismas creencias de Gaedrus y apatía para con los vampiros. Lo acompañaba de nuevo Bellatrix, hablando por Gaedrus y convirtiendo el indulto en algo real.

Ahora Gaedrus había sido liberado de la persecución de los guardias, y se había ganado una pseudo simpatía por parte del capitán de la guardia, dándole un blasón que le permitiría indicar a los guardias que él trabajaba para Joseph Spiegel y se dirigía a ejecutar su duelo contra Giuliano
avatar
Gaedrus
Wikinguer Cervecero
Wikinguer Cervecero

Mensajes : 3
Puntuación en el foro : 1971
Tu reputación en el foro : 0
Fecha de inscripción : 02/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El trono abandonado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.